Besapies al Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas

Ya en ambiente cuaresmal, y siguiendo la tradición de la devoción popular, la bendita imagen del Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas es expuesta con toda solemnidad a la veneración de los hermanos y fieles de Córdoba.

La capilla de Ánimas luce espléndida. La primera mirada es de impresión, de emoción, de asombro ante la belleza del conjunto. La luz tenue, el olor del incienso, el brillo de los ornamentos, de la plata, la elegancia de las flores… Todo eso puede distraer sin embargo.

Rápidamente la mirada descubre lo verdaderamente importante: el Señor en la cruz, su rostro tan cercano, sus manos laceradas, sus pies atravesados, su rostro subyugante, sereno, elocuente, apacible, hermosísimo. Y entonces el corazón se sobrecoge y del interior de cada uno surge aquello que a nadie mejor que a Él se puede contar.

Hay que estar atentos a la interpretación del mensaje formativo que aparece en el montaje del besapiés: cada año es distinto. También de esta forma, la Hermandad da respuesta a su misión evangelizadora.

Imágenes